EL TORITO 1868 - a 50 años del Movimiento Estudiantil - Popular | [Número especial #5,septiembre, 2018]

CONSULTA Y DESCARGA

EDITORIAL

Pareciera que el movimiento de 1968 nació de la nada debido a la represión de dos marchas que confluyeron el 26 de julio, víctimas de la brutalidad policiaca que se desataba desde los días previos, pero no fue así, sino que el estudiantado ya había formado desde los años previos diferentes organizaciones que se habían fogueado en luchas propias y vinculadas con otros sectores. Lo que alcanzó el movimiento tras la represión fue masividad, pues miles de estudiantes críticos decidieron movilizarse y vincularse con organizaciones obreras, campesinas, de colonos y pueblo no organizado, juntos habrían de sacudir al estado capitalista, autoritario y despótico, y sembrarían semillas de rebeldía y revolución. El Estado mexicano no perdonaría esta afrenta y desplegaría toda su violencia.

Por otro lado, tras el paso de los años el Estado mexicano todavía trata de apropiarse del legado de esa importante lucha del pueblo y la izquierda mexicana para quitarle todo lo “incómodo”, con esa finalidad nos repiten hasta el cansancio que debemos la entrada a la modernidad a aquellos mártires del 68 y que ya es del todo innecesario alzar la voz y los puños. Así, sin vacilar, desde arriba reducen el movimiento a la celebración del “romanticismo juvenil latinoamericano” y a la sobria y autocomplaciente condena de la “pérdida de control de la situación política” que desencadenó la represión brutal, ejercida por el régimen en turno: “los gobiernos en turno no sabían gobernar, eran unos gorilas”.

Insisten las voces oficiales con que nos demos por bien servidos de vivir en democracia, que las instituciones funcionan y existen plenas libertades… ¡sí, en este México que llaman “moderno” y “democrático” en el que por alzar la voz y los puños, se secuestra, viola, tortura y encarcela de por vida!.

Así, para ellos, esa historia se reduce a cinco minutos de radio o televisión, una vez al año, haciendo la cuenta incompleta de compañeros asesinados, parte de una letanía de números en la estadística de la infamia. Pero no, la historia no está en los libros, ni en las personalidades, la historia son relaciones sociales y se reproducen día con día, la construyen los pueblos con su permanente lucha por justicia y democracia. En la historia que escriben los poderosos, la justicia y la democracia forman parte de ese discurso gastado, de un régimen manchado de fraudes y muertos, de derechos arrancados a la gente, de pueblos enteros despojados por el interés de unos pocos.

Por eso reivindicamos la memoria del 68 como un pretexto más para aprender de los compañeros caídos, para avanzar levantando las banderas que nos legaron y que hoy siguen vigentes, la sangre derramada no será en vano porque seguiremos luchando hasta la victoria siempre.

Tejiendo Organización Revolucionaria
septiembre 2018


[Número 27, Año 5, agosto - septiembre, 2018]

CONSULTA Y DESCARGA

EL TORITO | por TOR | Número 27, Año 5, agosto - septiembre, 2018

Comienza a pasar la cruda de las elecciones, mientras van apelmazándose nombramientos progresistas y dinosáuricos, de gente decente y de traicioneros sin escrúpulos, incluso tal vez asesinos no confesos ni juzgados. Va descansando también el empresariado al enterarse que partes del programa por el que sufragaron muchos no era en serio, va a ponerse a consulta, a ver cómo, dónde y con quiénes, ya lo iremos viendo con el transcurso de los días.

Por el momento parece que la apuesta de la burguesía no le ha desfavorecido aún, parece que le van atinando a los pronósticos: en ausencia de la izquierda, tras la derrota ideológica que significó, en última instancia, su cooptación por el PRI en el PRD, darle el gobierno a los republicanos radicales no se traducía de forma automática en la mengua de sus ganancias. Siguen ganando pues, negociadas o no, siguen imponiendo las condiciones para la actuación política de los gobernantes, a quienes debiéramos referirnos, más bien, como administradores.

El riesgo que la burguesía corrió al permitir el triunfo de la gente, del tigre dormido, no se va a traducir en concesión alguna sin organización, y la profunda crisis de la izquierda, manifiesta es nuestra desorganización pero también en nuestra falta de proyecto, hace esas posibilidades casi inofensivas para la clase en el poder. Organizarse para salir de esa crisis, es una de nuestras tareas. En medio de todo este escenario poselectoral, apreciable lectora, lector, decidimos seguirnos asomando a algunos problemas que no parece que tendrán solución pronto, es más que lo más probable es que no se resuelvan si no somos nosotros y nosotras mismas quienes nos organizamos para hacernos cargo.

Así, en un artículo del torito hablamos de las injusticias que sufren los migrantes, enfatizando que el racismo que conllevan no es exclusivo de la administración de Trump, antes de éste se expulsaron miles de niños migrantes. Entre los de arriba no hay paladines de los de abajo, en más de un aspecto son iguales sin importar si son republicanos o demócratas o mexicanos o gringos.

En otro artículo enfocamos en un tema que pasó desapercibido en las propuestas de campaña, pero que se trata de acciones en marcha, nos referimos a la militarización de los bachilleratos, de los cuáles hay varios planteles piloto ya funcionando en diversos estados, sin que haya mediado aprobación alguna por el poder legislativo, sino mediante acuerdos entre la SEDENA y el ejecutivo federal y en ocasiones los ejecutivos locales. Esto es grave y debe llamarnos la atención, no sólo no queremos militares en las escuelas, sino que tampoco los queremos en las calles.

Por otro lado, el derrumbe de una terraza de la plaza Artz (o NeymArtz, si nos permite la referencia mundialera) pone al descubierto una vez más el incontrolado desarrollo inmobiliario en la Ciudad de México y cómo la red de corrupción que opera y que operará en el nuevo gobierno (si no nos cree, lea usted en el artículo quienes están involucrados) sirve perfectamente para beneficiar con millonarias ganancias a algunos cuantos empresarios en detrimento de la mayoría de la población, que, al parecer, no importa cuánto proteste en contra de otra plaza comercial más.

Finalmente, nos ocupamos de las pensiones en México, un tema extremadamente sensible para cientos de miles de trabajadores y trabajadoras, y que deja ganancias millonarias otra vez a unos cuantos banqueros mediante su privatización progresiva. Mientras ellos viven en la opulencia con el dinero de nuestras pensiones, nos condenan a vivir en la miseria cuando no les servimos más para producir. Qué injusto dirá usted, es cierto, pero así es el capitalismo: ¡da para indignarnos! ¿no? ¡que el coraje nos dé también para organizarnos!


[Número especial 4, junio, 2018]

CONSULTA Y DESCARGA

EL TORITO | por TOR | [Número especial 4, junio, 2018]


[Número 26, Año 5, junio - julio, 2018]

CONSULTA Y DESCARGA

EDITORIAL

En este Torito queremos recordarle, asiduo lector, que el capitalismo en su sed insaciable de acumulación siempre ha estado dispuesto a todo, desde las primeras guerras colonialistas que lo vieron nacer hasta las actuales, el capitalismo sigue avanzando. Aunque las estrategias pueden cambiar y las formas de despojo se adaptan, el capitalismo avanza siempre a costa de la vida, un claro ejemplo son los bombardeos que sufre el pueblo sirio víctima de los ataques de EEUU y sus aliados, por su importante posición geoestratégica. Pero el capitalismo no sólo tiene su macabra expresión en la guerras intercontinentales y los mexicanos lo tenemos horriblemente claro: la guerra que el Estado mexicano (fiel lacayo del capital internacional) ha instaurado contra el pueblo, ha dejado en nuestro país un saldo irreparable, imperdonable de muertos y desaparecidos.

Pero aunque es tan grande el terror de la muerte más grande es la dignidad y la tenacidad de los que luchan por la vida, así se mantienen los compañeros que resisten a la imposición del aeropuerto, firmes ante uno más de los muchos megaproyectos que amenazan al país.

Y así la cotidianidad de los mexicanos que no se rinden y que incansablemente luchan por la justicia. Gran ejemplo nos deja Araceli, madre de Lesvy Berlin Osorio, víctima no sólo de un feminicida sino también de un sistema que desprecia y criminaliza a las víctimas, que protege a los culpables, y obstaculiza la obtención de justicia para nuestros muertos y desaparecidos.

Por eso en varios estados del país pudimos ver a las madres de personas desaparecidas que salieron a marchar para exigir y denunciar al Estado por su responsabilidad, complicidad y omisión, demostrando que la justicia no viene de los de arriba; la justicia se las vamos a tener que arrebatar.

Finalmente nos quedamos con la necesaria reflexión sobre la muchas formas que el capitalismo tiene para arrancarnos la vida, desde el asesinato y la desaparición forzada hasta la manipulación y la mentira, de las muchas formas de dominación y control social hasta las múltiples estrategias de explotación a los trabajadores, como comentamos en este número en un artículo sobre las Unidades de Medida y Actualización (UMA) y las diferentes formas en que aumentará la vulnerabilidad y la inestabilidad de los trabajadores. Ya esta aquí la tormenta, las reformas estructurales siguen avanzando y con ellas la represión y la muerte. Ante esto, la rabia organizada, la hermosa rebeldía de los que luchan por la vida.


[Número 25, Año 5, abril - mayo, 2018]

CONSULTA Y DESCARGA

  • <

La omisión del Estado y la administracion de la tragedia
[Número Especial, 2017]

CONSULTA Y DESCARGA


Número 24, Año 5, febrero - marzo, 2018]

CONSULTA Y DESCARGA


[Número 23, Año 4, agosto - septiembre, 2017]

CONSULTA Y DESCARGA