EL TORITO | por TOR | [Número 26, Año 5, junio - julio, 2018]

Porque viene a ser una especie de sustitución del salario mínimo, por una unidad de medida que es menor en valor, la UMA, con efectos negativos en la seguridad social de los trabajadores. Tal vez no lo ha notado querido lector, pero desde el año pasado el valor de las cotizaciones en el seguro ha disminuido, mientras que las deudas contraídas con el INFONAVIT han aumentado. Si no ha revisado su situación al respecto, le recomendamos que lo haga a la brevedad, si ya lo hizo y le causó desconcierto déjenos explicarle lo que está ocurriendo.

Resulta que en el año 2016 entró en vigor el Decreto mediante el cual se reformaron y adicionaron diversas disposiciones en materia de desindexación del Salario Mínimo General (SMG). Esto quiere decir que se elimina el SMG como índice, unidad, base, medida o referencia económica en pesos para determinar la cuantía en el pago de diversas disposiciones legales, dando paso a la utilización de la Unidad de Medida y Actualización (UMA), cuyo valor este año es $ 7.97 menor que el salario mínimo.

El encargado de fijar el valor anual de la UMA es el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y lo hace tomando como base el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC), es decir que lo hace de acuerdo con la inflación anual. Así, en el año corriente la UMA tiene un valor de $ 80.60 diarios.

El objetivo de esta medida es, supuestamente, desligar al salario mínimo de las diferentes aplicaciones y referencias de pago como multas, recargos, sanciones, impuestos, trámites gubernamentales, haciendo de la UMA la medida de referencia económica y así el salario mínimo pueda incrementarse sin que el monto de dichos pagos aumente también. Incluso el año pasado Mancera promovió el aumento al salario mínimo en la CDMX, pero sólo después de que ya se habían desindexado del salario muchos de estos pagos, así que esta medida sirvió únicamente como propaganda política.

Si con esta medida sólo se buscara, efectivamente, desligar dichos pagos del SMG, su aplicación sería un gran acierto. Sin embargo, en realidad parece haber sido adoptada para seguir robando a los trabajadores y agudizando la inestabilidad de sus condiciones de vida.

En 2017 el IMSS adoptó e implementó la reforma en materia de desindexación del salario mínimo, con ello comenzó a aplicar la UMA para el pago de cuotas de seguridad social (las cuotas que el patrón paga al Seguro Social para que el trabajador tenga salud, servicios médicos y un fondo para el retiro). Además, el límite máximo de cotización al Seguro Social será ahora de 25 UMA’s, antes de la reforma la pensión se calculaba en 25 salarios mínimos, o sea pasó de $ 2, 207.5 (calculando con el salario mínimo actual de $ 88.3) a $ 2, 015, ¡192.5 pesos menos! Por su parte, el ISSSTE también tasará las pensiones en UMA, lo que representaría que un trabajador del estado podría aspirar a un monto equivalente a 10 veces la UMA y no 10 veces el salario mínimo.

Otra grave afectación es que el incremento anual de las pensiones se actualizará también con base en la UMA y, como la variación de ésta fue menor al último incremento salarial, la cuantía de las pensiones también será menor. En vez de recibir en este 2018 un aumento del 10.39% como correspondió al salario mínimo, su incremento se vio reducido a un 6.77% que es lo que subieron las UMAs. El problema es que en los próximos años el incremento de las pensiones de las generaciones en transición será inferior al que correspondería si se hiciera con base en el salario mínimo, siempre que éste aumente más que la inflación. La situación será grave en unos años, pues la diferencia entre salario mínimo y UMA se va despegando año con año, por tanto, la pensión tenderá gradualmente a la baja con el riesgo de su pulverización si la escalada inflacionaria continúa su tendencia.

Con los créditos de INFONAVIT ocurre que, a mayor aumento de la inflación en el año, mayor aumento en éstos, dedido a que la UMA está íntimamente ligada a la inflación. Antes de la implementación de la medida los datos históricos sobre el comportamiento de los créditos del Instituto indicaban un aumento anual de 4% y con base en ese porcentaje se hacían las estimaciones de los créditos, pero este año inició con una inflación de 5.55%, ese mismo será el incremento de los créditos.

Por otro lado, también desaparecerá el concepto de salario mínimo y se adoptará la UMA en la mayoría de las indemnizaciones previstas en la Ley Federal del Trabajo, permitiendo que se paguen cantidades inferiores por la suspensión y terminación colectiva del trabajo, en contingencia sanitaria, por implantación de maquinaria, en casos de muerte, por riesgos de trabajo e incapacidades permanentes totales, o sea, casi en todos los rubros vulnerables de protección a los trabajadores.

Además, el CONACYT también adoptó a la UMA para el pago a becarios nacionales y con estudios en el extranjero de los diferentes niveles académicos y para las retribuciones al personal académico de los diferentes niveles que se encuentran bajo el esquema de becas y estímulos por sus trabajos de investigación, estímulo al desempeño docente y difusión de la cultura.

Ahora bien, la exposición de motivos del Decreto para determinar el valor de la UMA en su parte medular dice prohibir en la Constitución la utilización del salario mínimo como unidad de medida o referencia para fines ajenos a su naturaleza, para lo cual resultaba necesario contar con una unidad que lo sustituyera y nos preguntamos, las prestaciones laborales y las pensiones, ¿son ajenas a la naturaleza del salario mínimo?

Por el contrario, están íntimamente relacionadas, si tomamos en cuenta que son contraprestaciones que un trabajador debe recibir de su patrón con motivo del trabajo realizado. Pero las leyes siempre son objeto de interpretación a conveniencia del explotador y de la clase enquistada en el poder.

Es por eso que reiteramos, sólo mediante la participación activa en nuestros lugares de trabajo y a través de la lucha organizada con todos los trabajadores vamos a lograr obtener la fuerza necesaria para revertir y combatir todas estas reformas a la ley laboral que poco a poco van dando al traste con las conquistas obtenidas tras un larga historia de lucha obrera en nuestro país. Ahora es nuestro turno de recuperar y arrebatar el poder al poderoso para dejar a las nuevas generaciones un mundo sin más explotación obrera.

EL TORITO | por TOR | [Número 26, Año 5, junio - julio, 2018]