EL TORITO | por TOR | [Número 24, Año 5, febrero - marzo, 2018]

El ya largo camino del Congreso Nacional Indígena (CNI) ha inspirado la lucha y fortalecido la conciencia de miles abajo y a la izquierda. Hoy, el andar del Concejo Indígena de Gobierno (CIG) no sólo resulta un impulso y una oportunidad para las comunidades indígenas en resistencia, sino que también ha provocado la construcción de estructuras solidarias y de trabajo en los más diversos sectores y regiones.

Desde el norte hasta el sur del país se han construido redes de apoyo al CIG y a su vocera, María de Jesús Patricio Martínez. Primero, porque la solidaridad con este proceso es el reconocimiento de la dignidad de la lucha que desde hace dos décadas sostienen en el CNI los pueblos originarios del país. Segundo, porque la situación de violencia, despojo, explotación y muerte contra la que se organizan, es también reconocida, sufrida y rechazada en otros sectores, por más distantes y diferentes que parezcan.

Desde octubre de 2017 decenas de miles de personas han participado en el proceso de recaudación de apoyo ciudadano, para lograr ante el Instituto Nacional Electoral el reconocimiento de Marichuy como candidata independiente a la presidencia del país. A la par, el trabajo que más esfuerzo y solidaridad ha implicado ha sido el de construir espacios de encuentro entre diversas comunidades y sectores para dar a conocer la lucha de los pueblos, los problemas que amenazan su existencia, las lecciones que la lucha ha brindado y las posibilidades de resistencia.

Las redes construidas para brindar apoyo al Concejo Indígena de Gobierno trabajan para la difusión de la lucha de los pueblos indígenas mexicanos, con la intención de articular una defensa fuerte que les permita seguir resistiendo. Para que sea más grande la lucha y más las voces que la sostienen; para que más niños, hombres y mujeres encontremos espacios donde construir la vida que nos niega la política oficial.

La propuesta de CIG ayuda a encaminar esfuerzos de reflexión y organización, nos invitan a conocernos a través del trabajo y a construir otro mundo. Poco a poco vamos generando nuevas experiencias de lucha y solidaridad, que más tarde deben permitirnos combatir unidos en cada uno de los espacios.

Como cada uno de los momentos que constituyen la resistencia, el periodo vigente requiere que mantengamos los esfuerzos iniciados, que sigamos trabajando para conseguir el reconocimiento de Marichuy, del CIG, del CNI y de todos los pueblos indígenas. Debemos mantenernos alerta de las amenazas que sufren las comunidades en resistencia por oponerse al despojo, a la destrucción y a su muerte.

Desde Tejiendo Organización Revolucionaria queremos invitarte, querido lector, a conocer la lucha del Congreso Nacional Indígena, a escuchar sobre el trabajo del Concejo Indígena de Gobierno, a construir apoyo para las miles de resistencias populares en el país, a compartir tu pensar y sentir sobre la situación nacional.

EL TORITO | por TOR | [Número 24, Año 5, febrero - marzo, 2018]