“Pasar a la ofensiva”. Breve recuento de los pasos colectivos del CNI


EL TORITO | por TOR | [Número 20, Año 4, febrero - marzo, 2017]

De manera paralela al festejo del 23 aniversario del levantamiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), y a la realización del Encuentro “L@s Zapatistas y las ConCiencias por la Humanidad”, se llevó a cabo la segunda etapa del V Congreso Nacional Indígena, en la que se dieron a conocer los informes y resultados de la consulta llevada a cabo por el Congreso Nacional Indígena (CNI) en distintos pueblos y comunidades de todo el país como parte de la propuesta “Que retiemble en sus centros la tierra”, dada a conocer en octubre del año pasado.

El 1 de enero de este año, con una asistencia de 1100 delegados de los pueblos amuzgo, zapoteco binni-zaá, chinanteco, chol, chontal de Oaxaca, chontal de Tabasco, coca, cuicateco, comca’ac, cucapá, ikoot, náyeri, kumiai, matlazinca, maya peninsular, mayo yoreme, mam, mazahua, mazateco, mixe, nahua, ñahñu-ñuhu, ñathô, ñu saavi, popoluca, purépecha, rarámuri, tepehuano, tojolabal, totonaco, triqui, tzeltal, tsotsil, wixázrika, yaqui, zoque, guarijío, tepehua. tohono o’odham, chichimeca, afrodescendientes, mepha’a, entre otros,

El CNI dio a conocer que durante los meses de octubre, noviembre y diciembre de 2016 fueron consultadas 523 comunidades de 25 estados del país, de éstas, 430 están de acuerdo con la propuesta del CNI que el EZLN ha decidido acompañar respetuosamente. Estos resultados, aunque significativos, no son concluyentes pues aun quedan 80 consultas que están en proceso, hay otras que no pudieron realizarse en algunos casos por las condiciones de inseguridad y violencia que se vive en todo el territorio mexicano pero que se exacerba en ciertas comunidades del país, y en otros, por particularidades políticas como los cambio de autoridades en los que se encuentran algunas asambleas regionales.

Asimismo, se ratificaron los acuerdos de conformar un Concejo Indígena de Gobierno (CIG) que se propondrá representar a todos los pueblos de México y gobernar al país, que se regirá por los siete principios del CNI: obedecer y no mandar, representar y no suplantar, servir y no servirse, convencer y no vencer, bajar y no subir, proponer y no imponer, y construir y no destruir; que tendrá como voz la de una mujer indígena, que conozca su cultura y que hable su lengua; que esta mujer será propuesta como candidata independiente a la presidencia de México en las elecciones de 2018; esperar la respuesta de las comunidades pendientes de concluir su consulta y respetar la decisión de las comunidades que no tengan acuerdo con la propuesta.

Uno de los objetivo del Concejo es la reconstitución integral de los pueblos, visibilizar lo que está sucediendo en los distintos territorios del país azotados por la violencia en sus distintas vertientes y manifestaciones, y tender puentes con la sociedad civil, los medios de comunicación y los pueblos originarios. Por otro lado, en lo que respecta a las características del CIG, se acordó que las compañeras y los compañeros que lo conformen, deberán ser propuestos, nombrados y legitimados en asamblea, deberán practicar los siete principios del mandar-obedeciendo, y deben haber acompañado a sus pueblos en sus luchas y los concejeros así como la vocera que no cumplan con los acuerdos y principios del CNI podrán ser revocados de sus cargos por decisión de asamblea.

Finalmente, los días 27 y 28 de mayo se propuso realizar la Asamblea Constitutiva del Concejo Indígena de Gobierno, reunión en la cual se habrá de definir el funcionamiento del CIG, sus reglamentos, sus comisiones y los siguientes pasos a seguir. Todo lo anterior nos deja ver una cuestión de enorme trascendencia: el CNI ha salido fortalecido de este primer esfuerzo de consulta, que incluyó la participación de comunidades que tradicionalmente han participado de este espacio así como de comunidades que no.

A partir de este primer “corte de caja”, el CNI ha decidido continuar la consulta, esto con el objetivo de sumar fuerzas y de incluir a más pueblos a esta propuesta que es una apuesta por la reconstrucción, lenta pero a largo plazo, de lo que los malos gobiernos han destruido, despojado, robado, fragmentado, desaparecido, asesinado; de esa geografía marcada por el dolor pero sobre todo por la lucha digna y desde abajo de sus pueblos originarios, que no se rinden y que no claudican y que hoy, con esta propuesta, nos invitan a construir una lucha de la que podamos participar todos, una lucha que es por la vida con libertad, con justicia, con democracia y con dignidad.

Así, mientras las agendas de los partidos electorales, sean de “izquierda” o no, están centradas en quién va a ocupar la presidencia en 2018, en cómo vender las promesas de soluciones mágicas a los múltiples problemas del país, en el fondo cómo beneficiarse de la venta de los recursos naturales; el CNI mediante el Concejo nos propone reconstruir desde abajo y con l@s de abajo un país que ha sido convertido en una fosa clandestina, desgarrado por la violencia legal e ilegal, concesionado a transnacionales para megaproyectos de muerte, plagado de miseria, hambre, explotación, corrupción, presos políticos con sentencias que abarcan vidas enteras, familias fragmentadas por la migración, pueblos abandonados por la falta de trabajo digno, miles de jóvenes que por su condición social no aspiran a una educación integral, miles de pacientes que mueren esperando un lugar en los servicios de salud públicos, este país donde a diario son asesinadas y desaparecidas, en promedio, siete mujeres, que se suman a la lista de poco más de 27 mil personas desaparecidas.

En este contexto, la propuesta del CNI de “pasar a la ofensiva”, no sólo es necesaria sino también urgente, pues como ellos lo han dicho: “es tiempo de que la dignidad gobierne este país y este mundo y a su paso florezcan la democracia, la libertad y la justicia”.