Padres de familia contra la mal llamada reforma educativa

por TOR


Agosto 2016. En este año las movilizaciones de padres de familia y de otros sectores de la sociedad que se solidarizan con los maestros en contra de la reforma educativa se han logrado extender por una gran parte del territorio: Oaxaca, Michoacán, Chiapas, en la Ciudad de México, por ejemplo. En los últimos meses los padres de familia no sólo han acompañado a los maestros en las calles, carreteras, avenidas, espacio público y acciones, sino que también han sido voz activa en la defensa de la educación. Ellos saben que todo es un proceso de privatización que le niega el derecho al grueso de la población. Los padres de familia que se movilizan viven y leen la realidad, saben que las reformas político-económicas que se han implementado en el último sexenio no se hacen pensando en los intereses de las mayorías: los impuestos, el costo de servicios (luz, agua, gas, etc.) y el precio de la canasta básica aumentan cada vez más, las empresas extrajeras nos despojan, las condiciones laborales son indignantes, además de que el salario es cada vez menor.

Ahora bien, pensando en la reforma educativa, ¿querrá verdaderamente el gobierno que mejore la educación a profundidad? ¿Sus intereses estarán centrados en el mejoramiento del aprendizaje de los alumnos? ¿Estará pensado en mejorar las condiciones que existen en las escuelas?

La respuesta es NO. El gobierno no tiene interés en el proceso educativo integral, es más, en la reforma no se abunda en el sentido pedagógico, su principal interés está en el orden económico y administrativo hacia la privatización. Y aunque la reforma no lleva explícita la privatización no quiere decir que no se tenga esa intención, pues proviene de un gobierno neoliberal que responde a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) –que dicta los estándares y propuestas educativas en los países-, al Banco Mundial – que “recomienda” a los países ajustar sus modelos educativos- y a Mexicanos Primero –impulsores de nuestra reforma-, entre otros poderosos intereses económicos.

En este sentido los padres de familia están al tanto de lo que implica implementar la reforma. Saben de la legalización de las cuotas, de la entrada de las empresas en sustitución de la cooperativa escolar, de su obligada participación en la gestión y mantenimiento del espacio subordinados a los requerimientos del gobierno. Lo anterior lo escuchamos en propia voz de los padres de familia el pasado mes de julio cuando, por iniciativa de ellos, se cerraron las escuelas e hicieron movilizaciones en distintas colonias de la Magdalena Contreras:

Tenemos que unirnos, siempre nos enseñaron que la unión hace la fuerza pero desgraciadamente no lo aplicamos, o lo aplicamos pocas veces” dice Isabel, una madre de la escuela primaria Cuauhtémoc, “si nosotros nos logramos unir como maestros, como padres de familia, como sociedad en general podemos lograr mucho, esto es lo que no se ha visto. Esto de la educación nos va afectar como sociedad, ¿por qué? porque entre menos educación más delincuencia, más problemas sociales vamos a tener y eso obviamente a nadie nos conviene”.


Isabel y otros padres de familia lograron cerrar diferentes escuelas primarias de la colonia Cuauhtémoc en apoyo a los maestros pero también en defensa de la educación pública y gratuita. Además de generar acciones en solidaridad con el magisterio y la CNTE, en sus colonias se hizo un bloqueo, brigadas informativas, una marcha visitando varias escuelas en paro y guardias para mantenerlo durante las vacaciones de verano hasta el regreso a clases.

Los padres de familia mantuvieron todo el mes de julio y agosto el paro de las escuelas. En particular nos interesa resaltar la lucha que dio la primaria Cuauhtémoc, ya que las mamás de esa escuela se turnaron las guardias durante todo ese tiempo logrando mantener el cierre hasta hace apenas una semana, siendo esta una de las que más tiempo realizó el paro a pesar del acoso de las patrullas de la zona. Esto implica un desgaste pues a la par de sus acciones, los padres de familia deben trabajar para poder llevar la papa a su casa, por eso hoy los padres de familia se replantean nuevas estrategias para poder continuar con su lucha y agrupar cada vez a más gente, pues comprenden que la unión hace la fuerza. Su lucha no está aislada y desde TOR lanzamos el llamado a la solidaridad con los padres de esta y todas las luchas, y a mantenernos informados.

Enaltecemos y vemos como ejemplo la iniciativa de los padres de familia de la Magdalena Contreras que al organizarse pudieron hacer una acción en conjunto, hacer escuchar su voz y manifestarse en contra de la guerra hacia al pueblo que el gobierno mantiene, erigiéndose como un ejemplo y referente para los que desde abajo nos organizamos contra los que nos oprimen. Al igual que los padres de familia gritaron con viva voz ¡los maestros no están solos!, ahora nosotros decimos ¡los padres de familia no están solos!

___________________________________________
[Número 18, Año 2, Agosto-Septiembre, 2016]
Padres de familia contra la mal llamada reforma educativa